Saltar al contenido

Fibra de coco para plantas

coco de fibra

Si eres amante de la jardinería, es hora de que te dejes sorprender con el gran potencial que posee la fibra de coco para cultivar tu huerto. ¡Comencemos primero maravillándonos con sus ventajas y luego veremos cómo puedes preparar tu fibra de coco en casa!

Dentro de las maravillas del coco, su fibra (extraída de la cáscara del coco), es utilizada desde hace ya mucho tiempo para diferentes productos como filtros para cañerías, relleno de asientos de autos, pinceles y por supuesto también en la agricultura.

Así que si no lo has hecho aun, es hora de añadir este ingrediente a los sustratos y abonos orgánicos que utilizas en tu jardín.

Características y beneficios de la fibra de coco

  • No se compacta como la tierra para macetas, lo que permite una buena aireación y drenaje. Esto hace que las plantas absorban la cantidad de agua que necesiten y dejen escapar el resto.
  • Gracias a su buen drenaje, evitamos que la tierra se pudra y por lo tanto la planta se debilite.
  • Cuenta con una excelente retención de minerales y nutrientes, los que libera lentamente de forma progresiva.
  • No contiene químicos, es completamente natural y no contamina.
  • Mantiene un pH neutro.
  • Es de rehidratación rápida. Esto la hace amigable con el medioambiente porque se ahorra mucha agua.
  • Debido a que absorbe el agua como esponja, evita el estrés hídrico, cosa que puede ocurrir muy fácil especialmente en los huertos durante las temporadas calurosas.
  • Contiene sales minerales, hierro, vitaminas a y c, sodio y vanadio.

Desventajas

La fibra de coco no solo se utiliza en jardinería, sino también en huertos y cultivos para enriquecer el suelo.

Como todas las cosas, también tiene algunas desventajas. Pero no te preocupes, que ninguna de ellas es definitiva. Ahora verás de qué se trata.

  • Sus nutrientes propios no son suficientes, por lo que para su utilización deberemos agregar humus de lombriz y/o vermiculita y perlita.
  • En su estado natural, la fibra de coco está cargada de sales. Esto es porque se recoge originalmente de la palmera del cocotero a orillas del mar. ¡Pero no te preocupes! Antes de ser vendida para su utilización en la jardinería, la fibra de coco pasa por un proceso de limpiado de sales. Así que tu no tienes que preocuparte de esto, porque es un problema ya resuelto.

¿Cómo hacer la fibra de coco?

Se sabe que las orquídeas reaccionan de forma espectacular a la fibra de coco.

Ahora pasaremos a preparar nuestra propia mezcla de fibra de coco en casa. Ya verás lo felices que se ponen tus plantas.

¿Estás preparado/a? Pues ¡Vamos a ello!

  • Lo primero a tener en cuenta es que la mezcla será de 60% fibra de coco y 40% de nutrientes adicionales.
  • Comienza a deshacer el bloque de fibra de coco con un rastrillo o alguna otra herramienta que te sea de utilidad.
  • Debes ir humedeciendo la fibra al mismo tiempo que la vas soltando del bloque, porque como ya mencionamos antes, esta actúa como una esponja, absorbiendo mucha agua y por lo tanto aumentará de tamaño a medida que la humedezcas.
  • Una vez descomprimido el total aproximado de 60% de la mezcla base, pasaremos a añadir humus de lombriz. Asegúrate de mezclar todo de forma uniforme para que la repartición sea homogénea.
  • Por último, si quieres ponerle la guinda a la torta, añade un poco de vermiculita y perlita, pues estas retienen la cantidad justa de agua y minerales y pueden ayudar a tus plantas a crecer mas sanas y fuertes.

¡No esperes más y prepara tu fibra de coco en casa! Recuerda que además de ser buena para la germinación de semillas también es ecológica y no provoca ningún impacto medioambiental negativo.

¡Ponle COCO a tu vida!